Según un estudio realizado por #XPAY sobre los consumidores alemanes, el 51% admite que el propósito guía sus decisiones de compra, pero necesitan más:

  • El 68% de los consumidores desearían que las marcas tomen acciones reales y vayan más allá de las palabras cuando se trata de propósito.
  • El 44% de los consumidores desean asumir cierta responsabilidad en sus decisiones de compra (practicando, por ejemplo, el consumo sostenible en beneficio del planeta).
  • El propósito requiere acción, los consumidores de hoy en día quieren que las marcas vayan más allá de bonitos lemas.
  • El 20% de los consumidores prefieren marcas conocidas internacionalmente, pero la mitad prefiere marcas que se produzcan localmente, en su propia región.

Estos resultados implican cambios importantes en la forma en que las marcas se acercan a sus consumidores, y más específicamente, al enfocarse en los jóvenes consumidores de entre 18 y 35 años. Por ejemplo, las marcas globales deberían confiar más en productos locales para abordar la producción regional, a pesar de los inmensos problemas logísticos que esto implicaría. Otro tema importante es la sostenibilidad y no debería ser solo un lema, debería impulsar acciones y resultados. Los consumidores son conscientes de estos esfuerzos.

La conclusión importante es que el propósito no debería ser solo declaraciones bellamente escritas, que suenan y lucen bien frente a una audiencia. Debería ser un llamado a la acción: acciones que aborden problemas que son críticos para los consumidores y puedan guiar su decisión de compra.

Cuando las marcas viven activamente su propósito a través de iniciativas y estrategias, muestran autenticidad y construyen confianza con los clientes que comparten sus valores. Esencialmente, se trata de pasar a la acción y hacer una diferencia real en el mundo.